Menú
Rituales en luna llena
Rituales en luna llena

EL PODER DE LA LUNA

Rituales en luna llena

La luna tiene un gran poder sobre la tierra y sobre nosotros mismos, por este motivo desde tiempos ancestrales el hombre la respeta y venera.

La luna tiene una fuerza poderosa que hay que respetar La luna tiene una fuerza poderosa que hay que respetar

Es indiscutible que la luna tiene un gran poder sobre la tierra y, por lo tanto, sobre nosotros mismos. Altera el nivel del mar, afecta al crecimiento de las plantas e influye en el comportamiento de los animales. Es por este motivo, que desde tiempos ancestrales el hombre ha visto a la luna como una fuerza poderosa a la que hay que respetar y venerar, así como llevar a cabo ritos bajo su luz para hacer cumplir todos nuestros deseos.

Este poder de la luna se ve acrecentado cuando llega su momento de máximo esplendor, la luna llena. Y por lo tanto, los ritos son más efectivos. Son muchos los ritos que han llegado hasta nuestros tiempos dedicados a la luna llena. Algunos para conseguir el amor, otros para atraer el dinero, pero al final todos para un único fin, el de mejorar algo que echamos de menos en nuestra vida o que, al contrario, queremos que desaparezca de ella.

A la hora de efectuar un ritual de luna llena debemos tener muy en cuenta que nunca hay que realizarlos contra personas, pues estaríamos practicando magia negra y, si no sabemos manejarla, podría volverse en nuestra contra. Por ello, las cosas que le pidamos a la luna llena han de estar relacionadas con la suerte, la fortuna o el bienestar personal, siempre y cuando esto no afecte a los demás. No es aconsejable realizar rituales en contra otras personas.

Ritos de fuerza

Los rituales de fuerza nos ayudarán a realizar algo que nos hemos propuesto pero que necesitamos fuerzas para conseguir. Este ritual nos echará una mano para logar aquellas cosas que deseamos con todas nuestras fuerzas. Para realizar este ritual y antes de nada deberás conseguir una hoja de papel, un lápiz, una vela blanca, una verde y una roja.

Coge una cerilla y enciende las velas, para cada vela una diferenteCoge una cerilla y enciende las velas, para cada vela una diferente

Si realizas este ritual en el exterior la energía de la luna estará en contacto directo con tu cuerpo y, por lo tanto, el rito será más fuerte y efectivo. Tienes que hacerlo con motivación y creyendo de verdad en lo que haces, pues nuestra actitud es fundamental a la hora de efectuar cualquier tipo de ritual.

Ahora, ponte bajo la luz de la luna y escribe con un lápiz en la hoja de papel el deseo que habías pensado. Deberás escribirlo con la mano derecha, diciendo en voz baja las palabras que vas escribiendo en cada momento. Coloca las tres velas en el suelo o en una mesa, creando un triángulo lo más perfecto posible. Coge una cerilla y enciende las velas, para cada vela deberás utilizar una cerilla diferente. Una vez enciendas la vela, apagarás esa cerilla y la apartarás, cogerás una nueva cerilla y encenderás la siguiente vela hasta que las tres estén encendidas.

Coge con la mano derecha la hoja de papel con tu deseo y quémala con el fuego de la vela blanca hasta que prenda por completo. Por seguridad, puedes dejar que prenda dentro de una cazuelita o un plato. Una vez haya prendido por completo, continuamos con el rito soplando las cenizas para que se vayan con el viento.

Seguidamente, deberás pronunciar las palabras "Que la luna llena cumpla mi deseo. Que su poder y fuerza llenen mi vida de luz y energía". Una vez dicho esto, apaga las velas y recoge los bártulos, el ritual habrá finalizado. Recuerda que este ritual te ayudará a conseguir lo que te has propuesto, pero no funcionará si tu no pones algo de tu parte. Por lo tanto, si lo que quieres es encontrar el amor, deberás estar abierto a lo que venga, pues el poder de la luna llena te ayudará a caminar por el camino adecuado.

Coge una hoja de laurel y pon la punta en contacto con la llama Coge una hoja de laurel y pon la punta en contacto con la llama

Ritual de la luna positiva

Este es uno de los rituales que nos ayudará a alejar los problemas y las energías negativas de nuestro entorno. Es aconsejable realizarlo si estamos pasando por un mal momento, creemos que somos víctimas de un mal de ojo o si pensamos que alguien está deseándonos el mal. Antes de empezar con el ritual debemos tener a mano una hoja de laurel, una vela blanca, un poco de aceite de oliva y sal.

Para empezar el rito crearemos un pequeño círculo con la sal en el suelo, y nosotros nos colocaremos de rodillas frente a este círculo. Es indiferente si se realiza en el interior o en el exterior del hogar, siempre y cuando se tenga cuidado ya que estamos manejando fuego.

Una vez cerrado el círculo, colocaremos la vela blanca en el centro exacto y la encenderemos con una cerilla. Es importante dejar que la cerilla se apague sola, sin necesidad de que soplemos o la movamos con nuestras manos. Una vez la cerilla de haya apagado, cogeremos la hoja de laurel por la ramita y pondremos la punta de la hoja en contacto con la llama. Es importante que la hoja de laurel esté seca, como las que utilizamos para cocinar.

Mientras la hoja de laurel esté en contacto con el fuego diremos las siguiente palabras "Que el poder de la luna llena aleje a los malos espíritus de mí. Que el poder del laurel aleje las energías negativas de mí. Luna, acógeme en tu luz, dame tu energía, dame fuerzas para seguir". Si la hoja de laurel está prendida, apágala soplando y apártala.

Son muchos los ritos que han llegado hasta nuestros tiempos dedicados a la luna llena Son muchos los ritos que han llegado hasta nuestros tiempos dedicados a la luna llena

Una vez hayamos dicho estas palabras en voz alta, mojaremos nuestro dedo índice de la mano derecha en el aceite y crearemos un nuevo círculo con él. Esta vez el círculo será más pequeño y tendrá el mismo centro que el círculo de sal, por lo que quedará dentro de éste. Mientras hacemos esto, decimos las siguientes palabras "Con este aceite sello estas palabras y cierro el círculo, para que se cumpla mi deseo y vengan a mí las energías positivas".

Una vez hecho esto, podemos apagar la vela. El ritual habrá finalizado y con el paso de los días notaremos cómo esas energías negativas se van alejando de nosotros. Si quieres, puedes guardar la hoja de laurel en tu bolsillo para llevarla siempre contigo y que el ritual sea más efectivo.

Te puede interesar