Menú
Supersticiones: ¿Por qué se dice que trae 7 años de mala suerte romper un espejo?
Supersticiones: ¿Por qué se dice que trae 7 años de mala suerte romper un espejo?

MALA SUERTE

Supersticiones: ¿Por qué se dice que trae 7 años de mala suerte romper un espejo?

En Bekia te contamos la historia de porqué romper un espejo tiene la superstición de tener 7 años de mala suerte.

¿Por qué si rompes un espejo son 7 años de mala suerte?¿Por qué si rompes un espejo son 7 años de mala suerte?

Una superstición es la creencia contraria a la razón que atribuye una explicación mágica a la generación de los fenómenos, procesos y sus relaciones. Aunque se trata siempre de creencias sin ningún tipo de evidencia científica, el concepto no siempre engloba todo lo que no es científico. En el sentido coloquial general se utiliza de manera equivalente a los conceptos de irracional o no científico.

En los contextos culturales en que dominan las religiones abrahámicas el término "superticioso" se utiliza entre simpatizantes para significar una carencia de formación teológica, pero también se usa para creencias populares o de orientación ocultista. Por otra parte, los críticos de la religión utilizan el concepto con un significado negativo para englobar a todas las concepciones de fe y a las religiones. Debido a que el concepto se define desde distintas cosmovisiones y sistemas de creencias, los contenidos estarán determinados por la posición científica o religiosa de quien los presente.

El espejo roto es una de las más extendidas supersticiones como portadora de mala suerte. Se originó mucho antes de que existieran los espejos de vidrio. Esta creencia surgió de una combinación de factores religiosos y económicos. Los primeros espejos utilizados por los antiguos egipcios, los hebreos y los griegos, eran de metales y no de cristal, como el bronce, el latón, la plata y el oro pulimentados y por tanto, irrompibles.

En el siglo VI a.C., los griegos habían iniciado una práctica de adivinación basada en el espejo y llamada catoptromancia, en la que se empleaban unos cuencos de cristal o de cerámica llenos de agua. Según la creencia, el cuenco de cristal lleno de agua revelaba el futuro de cualquier persona, cuya imagen se reflejara en la superficie del mismo. Los pronósticos eran leídos por un vidente.

La historia de la superstición de los espejos y la mala suerteLa historia de la superstición de los espejos y la mala suerte

Si un espejo se caía y se rompía, la interpretación inmediata del vidente era que la persona que sostenía el cuenco no tenía futuro, es decir, que no tardaría en morir o que su futuro le reservaba unos acontecimientos tan catastróficos, que los dioses, amablemente, querían evitar a esa persona una visión capaz de trastornarla profundamente.

En el siglo I, los romanos adoptaron esta superstición portadora de mala suerte y le añadieron un nuevo matiz, que es nuestro significado actual. Sostenían que la salud de una persona cambiaba en ciclos de siete años. Puesto que los espejos reflejaban la apariencia de una persona es decir, su salud, un espejo roto anunciaba siete años de mala suerte y de infortunios. Siete años es el tiempo que, supuestamente, tardaba en renovarse un cuerpo.

La superstición adquirió una aplicación práctica y económica en la Italia del siglo XV. Los primeros espejos de cristal con el dorso revestido de plata, desde luego rompibles, se fabricaban en Venecia en esta época. Por ser muy caros, se trataban con gran cuidado, y a los sirvientes que limpiaban los espejos de las casas se les advertía severamente que romper un espejo equivalía a siete años de un destino peor que la muerte.

Este uso efectivo de la superstición sirvió para intensificar la creencia en la mala suerte que trae la rotura de un espejo, a lo largo de generaciones de europeos. Cuando, a mediados del siglo XVII, empezaron a fabricarse en Inglaterra y en Francia espejos baratos, la superstición del espejo roto estaba ya extendida y firmemente arraigada en la tradición. Se toman extrañas precauciones para protegerse de la mala suerte que acecha dentro de un espejo.

Si se rompe te espera peor mala suerte que morirSi se rompe te espera peor mala suerte que morir

Algunos padres los dan vuelta hacia la pared para evitar que sus hijos se vean en ellos antes de que cumplan un año; creen que si lo hacen, podrían volverse tartamudos, no crecer adecuadamente o morir. Muchas personas cubren los espejos cuando alguien de la familia muere, pues creen que el espejo atrapará el alma del fallecido impidiendo que llegue al cielo. Hay quienes no soportan tener un espejo en la habitación o quienes lo tapan con un pañuelo antes de dormirse; temen que si su alma vaga durante la noche, el espejo la atrape y eso le provoque la muerte.

Una superstición europea dice que verse en un espejo a la luz de la vela es llamar a la desgracia y a la mala suerte. En todo el mundo, muchas personas acostumbran cubrir los espejos durante una tormenta, pues creen que es de mala suerte ver los relámpagos reflejados. Para ampararse en contra de la mala suerte, algunas novias se quitan un zapato o un guante antes de arreglarse la ropa frente a un espejo de cuerpo entero.

Te puede interesar