Menú
Tradiciones del Día de Todos los Santos en España y su origen
Tradiciones del Día de Todos los Santos en España y su origen

CONOCE LAS TRADICIONES

Tradiciones del Día de Todos los Santos en España y su origen

La festividad del Día de Todos los Santos es celebrada el 1 de noviembre de cada año y su origen se remonta a la Gran Persecución de Diocleciano, a principios del siglo IV.

El Día de Todos los Santos se celebra el día 1 de noviembre de cada año, en pleno otoño. Esta fecha se puede definir como la tradición de honrar y traer a nuestra memoria a las personas que han fallecido. En toda España, las familias, especialmente las generaciones mayores más apegadas a las tradiciones, acuden a los cementerios para hacer una visita a aquellos seres queridos que ya no se encuentran con ellos. Por tanto, es una fecha en la que los cementerios se llenan de flores de manera más abundante. Incluso hay familias que acuden días antes a los cementerios para limpiar las sepulturas y que esté todo listo para el día 1 de noviembre.

En esta fecha, la Iglesia Católica celebra como si fuera una fiesta solemne a los difuntos que habiendo superado el purgatorio, se han santificado totalmente, han obtenido la visión beatífica y gozan de la vida eterna en la presencia de Dios.

Origen del día de Todos los Santos

El Día de Todos los Santos fue instaurado por la Iglesia Católica a raíz de la Gran Persecución de Diocleciano, a principios del siglo IV. Eran tantos los mártires causados por el poder romano, que la Iglesia señaló un día común para todos ellos, fueran conocidos o desconocidos.

Aunque en los primeros siglos varió la fecha, Gregorio III la fijó el 1 de noviembre en el siglo VIII (en respuesta a la celebración pagana del Samhain o Año Nuevo Celta, que se celebra la noche del 31 de octubre) y Gregorio IV extendió la festividad a toda la Iglesia, a mediados del siglo IX. Para los católicos españoles es una de las ocho fiestas de precepto anuales.

El Día de Todos los Santos fue instaurado por la Iglesia CatólicaEl Día de Todos los Santos fue instaurado por la Iglesia Católica

Celebración en España

El Día de Todos los Santos, a pesar de tener la misma esencia, se conmemora de manera diferente entre las distintas zonas. Es un día marcado en el calendario de todos, ya que es día festivo en toda España. Las iglesias ofrecen misas en memoria de los fallecidos y los familiares acuden a los cementerios a llevar flores a sus seres queridos, especialmente llevan crisantemos.

Pero no todas las celebraciones de este día se realizan alrededor de la iglesia, cementerios o con flores. En este día de otoño, hay mucha costumbre en tomar dulces tradicionales o ir en familia a ver la obra "Don Juan Tenorio", de José Zorrilla. Es esta obra especialmente y en este día o en los días cercanos en concreto, porque el acto final de la obra tiene lugar en la noche de Todos los Santos y el protagonista está muy relacionado con la muerte. Su escena más famosa transcurre en un cementerio en el que se producen apariciones de los muertos.

Otra actividad popular en España, sobre todo en el norte, es salir a la calle o campo para celebrar una "castañada" o "magosto". Esta práctica consiste en reunirse con amigos y familiares para comer el alimento protagonista que alguien ha asado: la castaña, típica en otoño. Se suelen asar en hogueras y comerse solas o acompañadas de otros frutos y dulces de temporada.

Comidas tradicionales en el Día de Todos los Santos

En este día aparte de disfrutar con las celebraciones anteriores, se puede disfrutar comiendo los dulces típicos como los Buñuelos de Viento y Huesos de Santo; con la excepción de Cataluña, la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares, que optan por saborear los pasteles catalanes llamados Panellets.

Buñuelos de Viento: es una bola de masa elaborada con harina de trigo, manteca y huevos que se fríe en aceite. Suele rellenarse con crema, nata, chocolate, etc. La leyenda afirma que cuando te comes un buñuelo de viento se salva un alma del Purgatorio.

Los Huesos de Santos: estos dulces de nombre curioso, están hechos de masa de mazapán con forma de tubos de un dedo de grosor, por lo que realmente no tienen forma de hueso. Suelen estar rellenos con un mejunje de yema de huevo dulce, pero actualmente se elaboran con todo tipo de rellenos (desde chocolate hasta coco, pasando por mermelada, plátano, etc).

Por último, los Panellets, el dulce típico catalán, se elaboran con una masa dulce hecha con azúcar, almendra cruda molida, huevo y ralladura de limón. Se recubren con clara de huevo, sobre la que se adhiere una capa de piñones. En la actualidad pueden ser de coco, chocolate, café, membrillo...

Pero también se pueden degustar rosquillas de anís y patatas asadas en Salamanca, arrop y tallaets en Alicante (trozos de calabaza bañados en sirope de mosto de uva muy dulce), borrachillos en Andalucía (roscos trenzados), rosaris en Mallorca (rosarios hechos de caramelos y azúcar), pestiños en Jaén o migas de niño en Castilla-La Mancha.

El Día de Todos los Santos en Galicia: Samaín

Se trata de una tradición ancestral que conmemoraban los celtas mucho antes de que el Halloween anglosajón inundará el mundo. Los celtas lo celebraban en la noche del 31 de octubre, cuando llegaba el fin de la temporada de cosechas y daba comienzo el "Año Nuevo Celta", lo que suponía la entrada a una estación más oscura. En la actualidad, en muchas aldeas gallegas las familias salen por la noche a los cementerios con flores para rezar a las almas de los muertos a la luz de las velas.

En Canarias: la noche de los Finaos

Los canarios celebran en este día de otoño la noche de los Finaos, una tradición que hace que todos los miembros de la familia se reúnan en casa para recordar a sus finaos, es decir, a sus muertos. En esa reunión familiar no falta una buena merienda con los frutos de esta época: piñones, nueces, manzanas, castañas asadas y almendras que acompañan con vino dulce, anís y ron miel (para entrar en calor). Con el paso del tiempo, esta tradición ha salido a las calles y los pueblos celebran la noche de los finaos con música, bailes y una gran hoguera.

En cada ciudad española la tradición es diferenteEn cada ciudad española la tradición es diferente

Cádiz: la fiesta de Tosantos

Los gaditanos trasladan su particular carnaval al mercado en su fiesta de Tosantos. Lo curioso es que aquí no sólo son las personas las que se disfrazan, sino también los animales y verduras del mercado. En estas fechas más de 80 puestos de los mercados participan en el Concurso de Exornos de Puestos de los mercados municipales recreando escenas cómicas con muñecos hechos con frutas, verduras, carnes, pescados y frutos secos que representan (y critican) a políticos y personajes de la sociedad española.

Begígar (Jaén): gachas para cerrar cerraduras

En la Noche de Todos los Santos, los vecinos de Begígar hacen algo muy curioso: salen a la calle con cazuelas llenas de gachas para tapar las cerraduras de las casas. La tradición dice que de esta manera se espantan a los malos espíritus de las casas. También es costumbre comer tortillas con chocolate, poner lámparas de aceite en las casas para guiar el camino de los muertos y honrar a los difuntos en el cementerio.

A parte de estos lugares, muchos otros de España lo celebran a su manera. Por ejemplo, los sorianos rinden homenaje a Gustavo Adolfo Bécquer y a una de sus conocidas leyendas de terror, el Monte de las Ánimas, cuyo escenario es un monte que existe en Soria.

Los extremeños tampoco pierden oportunidad para salir al campo a divertirse en su conocido día de la Chaquetía. Los jóvenes y niños son los protagonistas. Cargados de castañas, nueces, almendras, higos, granadas, membrillos, manzanas y algún dulce casero como el dulce de membrillo, las tortas o las bollas, los chavales se reúnen en el monte con los amigos para pasar un buen rato.

Te puede interesar

Comentarios