Menú
Cómo alejarse de las malas energías
Cómo alejarse de las malas energías

MALAS VIBRACIONES

Cómo alejarse de las malas energías

Si tu objetivo en la vida es ser feliz tienes que saber alejar las malas energías. En Bekia te decimos cómo permanecer lejos de estas vibraciones que nos causan malestar.

Huye de los ambientes tensos, vive y se felizHuye de los ambientes tensos, vive y se feliz

A veces nos encontramos en un ambiente tenso o rodeado de gente con muy malas vibraciones. Estos factores pueden generar una energía negativa sobre nosotros, la cual llevaremos encima y transmitiremos a otras personas. Deberemos deshacernos de estas malas energías para encontrar la paz con nosotros mismos y hacer más felices a los demás.

Cómo distinguir las malas energías

Lo primero que debes determinar es si eres tú el portador de estas malas vibraciones o si son los demás quienes son los portadores de las mismas. Para saber si somos nosotros los que necesitamos purificarnos deberemos hacer un ejercicio de introspección. Podemos escribir en un papel aquello que nos hace feliz de nuestra vida y lo negativo de la misma.

Si en esta lista vemos que lo malo es más largo que lo bueno, probablemente seamos nosotros los portadores de las malas energías.Reconoceremos una persona con malas vibraciones porque suele estar de mal humor, también es extremadamente negativo, todo lo critica y todo le parece mal. Además, quizás te diga que todo lo hace mejor que tú, pero a la hora de la verdad será extremadamente perfeccionista, porque cree que no hace las cosas suficientemente bien.

La envidia llenará tu vida de malas vibracionesLa envidia llenará tu vida de malas vibraciones

Hay que destacar la protección sobre nosotros mismos de aquellas personas que sufren de un alto grado de envidia. Este sentimiento es muy corrosivo y puede generarnos un malestar extremadamente grande. Sabremos que nos encontramos en un ambiente negativo o con una persona con muy malas energías si nos sentimos incómodos y cohibidos ante esta situación.

Tras la exposición a este tipo de malas vibraciones nos sentiremos agotados y tristes, con ganas de llorar sin motivo aparente. Lo que nos está pasando es que esa persona o ambiente han eliminado toda nuestra energía positiva y nos han hecho sentir como ellos. Por eso, la protección frente a esta energía es esencial, ya que no debemos dejar que nos afecte de este modo y rompa nuestra paz interior y felicidad.

Cómo huir de las energías negativas

Si has determinado que eres tú el portador de estas malas vibraciones, lo mejor es que te pongas en manos de un profesional. Este te ayudará a llegar a la raíz del problema para que te sientas más tranquilo y positivo.

Aunque lo podemos intentar por nuestra propia cuenta eso no nos garantiza que en poco tiempo volvamos a caer en el pozo de la negatividad. Será muy bueno para nosotros que empecemos a ver todas aquellas buenas de nuestra vida y dejemos de centrarnos en lo negativo. Debemos alejarnos de aquellas personas que aumenten nuestras malas vibraciones y crear una protección frente a ellas, para que no nos contagien con su mal humor.

Primero, quiérete a ti mismoPrimero, quiérete a ti mismo

Si conseguimos creer en nosotros mismos y querernos lo veremos todo de un modo más positivos y valoraremos todo aquello que tenemos y que los que nos quieren hacen por nosotros. Por otro lado, si has descubierto que estas malas energías vienen de terceras personas o de ambientes en concreto deberás evitarnos, a modo de protección, en la medida que te sea posible.

Sin embargo, a veces nos será imposible evadir a estas personas o lugares en concreto. Entonces deberemos crearnos una capa de protección imaginaria, es decir, creeremos que nos encontramos rodeados de un aura de positivismo por la cual ninguna energía negativa es capaz de traspasar.

Queremos mantener nuestra propia aura blanca y pura en todo momento, para que nadie pueda hacernos sentir mal. Por lo tanto, imaginaremos que nuestra burbuja de positivismo nos protege de toda mala energía y que rebotan en ella solamente para hacer daño a quienes la transportan y no a nosotros mismos.

De este modo nos sentiremos más felices y completos, siendo capaces de controlar nuestra propia energía de modo que no nos resulten dañinas las vibraciones negativas de los demás que ellos mismos deben mejorar para encontrar la felicidad.

Te puede interesar

Comentarios