Menú
Amuletos para tener buena suerte
Amuletos para tener buena suerte

ELEMENTOS

Amuletos para tener buena suerte

Los amuletos van unidos a la superstición. Muchos de ellos adquieren forma de joya, aunque también hay elementos de la naturaleza utilizados para atraer buena suerte.

AmuletoLos amuletos adquieren forma de joya

Desde tiempos inmemoriables el hombre ha sido supersticioso. La superstición y la religión han venido acompañando a la humanidad desde el principio de los tiempos. Junto a la creencia de que existen una o varias deidades superiores está la de que determinados objetos pueden traernos suerte y ayudarnos a conseguir nuestros propósitos. La religión y los amuletos están íntimamente relacionados y se les atribuye la posibilidad de dar buena suerte o mala suerte a quien los tenga en su poder.

Los amuletos son habitualmente objetos cotidianos o aquellos que pueden alterarse fácilmente por el hombre. Muchos de ellos, además, adquieren forma de joya, lo que cumple una doble función: atraer la buena suerte y decorar a quien la porta. Piedras, monedas, colgantes o anillos son algunos de los amuletos más habituales. Textos, habitualmente relacionados con las sagradas escrituras de distintas religiones, así como partes de animales o plantas, también forman parte del extenso catálogo de amuletos que han llegado a nuestros días y que, en muchas ocasiones, cuentan con siglos de antigüedad.

Piedras y animales

Para que un amuleto de buena suerte sea efectivo debe haberse creado en un determinado momento y lugar, en que los astros sean favorables y que el amuleto en sí sea capaz de mantener esa buena energía. Esto se aplica especialmente a determinados minerales y piedras que tienden a usarse como joyas, engarzándolas en anillos, pendientes o colgantes. Determinadas gemas están relacionadas con unos signos del zodiaco o con unos propósitos. El circón, por ejemplo, es una piedra que atrae la buena suerte y el ojo de gato es una gema que ahuyenta la mala suerte o el mal de ojo.

El conejo se ha considerado desde hace siglos como un animal que atrae la buena suerte. Por ello es habitual, sobre todo hace bastantes años, que la gente portase una pata de conejo. Muchos la llevaban de llavero a fin de que le acompañase siempre. Dice la tradición que lo correcto es llevar la pata izquierda trasera, porque las traseras tocan antes el suelo que las delanteras.

Joyas como amuletos

En numerosas ocasiones los amuletos se utilizan como joya, de modo que son visibles y no han de ser portados en bolsillos. Alguna de las piezas de joyería que se asocian con la buena suerte se han convertido en elementos habituales de nuestros joyeros.

Herradura y un trébol de cuatro hijosLas herraduras y los tréboles de cuatro hojas dan buena suerte

Las lunas, las estrellas o las herraduras son alguna de las representaciones de la buena suerte más convencionales. Estas últimas no son sólo amuletos personales, sino que habitualmente se asocian a las viviendas. Es tradicional colocar una herradura en el quicio de las puertas, a fin de que ahuyente la mala suerte de quienes viven en esa casa.

Los ángeles, las cruces o las representaciones de determinados santos o deidades también son utilizados como amuletos. Pueden encontrarse en medallas que pueden ser portadas por aquel que quiera sentirse protegido o en formas de figuras para hacerlo extensivo a toda la casa.

Amuletos actualizados

Sin lugar a dudas las piedras son los amuletos más clásicos de cuantos existen para atraer la buena suerte. Ya en la antigüedad se tiene conocimiento de que los romanos o los egipcios creían en que la influencia de determinadas gemas tenían una repercusión directa en su destino. La importancia era tal que han llegado a nuestros días como souvenir, casi más que como amuleto.

Hoy en día si visitamos Egipto, por poner un ejemplo, nos encontraremos con multitud de escarabajos tallados sobre piedras de un tono aguamarina. Es uno de sus principales recuerdos para turistas, junto con los papiros. Si viajamos a Turquía ocurre algo parecido con los ojos de la buena suerte, impresos en joyas, platos y prácticamente cualquier pieza que se pueda vender como souvenir.

En Irlanda ocurre lo mismo con los tréboles de cuatro hojas. Encontrar una de estas rarezas era muestra de buena suerte para quien los portara. Ahora lo podemos encontrar en todo tipo de objetos, junto a otros muchos dibujos de inspiración celta.

La superstición

Al contrario que los amuletos hay otras creencias que nos hacen creer que la relación con determinados objetos nos pueden traer mala suerte. Pasar debajo de una escalera o romper un espejo son alguna de las supersticiones más conocidas por todo el mundo, pero hay más.

Zapatos viejosGuardar zapatos viejos en casa puede traer mala suerte

Es el caso de guardar zapatos viejos en casa, que dicen están cargados de mala energía, o almacenar platos y vasos rotos o descascarillados. Los animales disecados o guardar las cenizas de los seres queridos en casa tampoco es recomendable, porque sus espíritus pueden ser dañinos.

Las espadas y los cuchillos también pueden tener influencias negativas en un hogar. En el caso de hacer un regalo a una pareja dicen que si se les regala cuchillos se garantiza que esa relación no acabará bien. Si se tienen espadas decorando una pared se deben guardar dentro de su vaina, no con el filo al descubierto. Eso es símbolo de que habrá peleas en el futuro.

¿Funcionan los amuletos de la suerte?

No hay estudios científicos que confirmen la efectividad de los amuletos de la buena suerte ni que el hecho de creer en ellos puede ahuyentar la mala suerte. Lo que sí es cierto es que hay gente que cree en ellos, al igual que puede creer en la magia o tener fe en una determinada religión.

Puede haber situaciones en que portar determinado objeto ha coincidido con una racha de buena suerte pero puede no haber sido más que eso, una coincidencia. También es verdad que hay gente que se sugestiona a fuerza de creer en estas cosas y acaba por darle más relevancia de la que tienen en realidad. Lo que es evidente es que portar un amuleto no es perjudicial ni dañino, por lo que no está de más probarlos y ver si realmente traen buena suerte o no.

Te puede interesar

Comentarios